El tirón del crédito al consumo engorda la deuda de las familias

El endeudamiento de los hogares crece en 7.500 millones en noviembre, impulsado por el auge en la concesión de préstamos al consumo que acumulan subidas del 40% desde 2015.

La deuda de las familias aumentó 7.571 millones en el mes de noviembre, impulsada por el auge de los créditos al consumo firmados en España. En concreto, la deuda de los hogares españoles se situaba en 712.910 millones de euros al finalizar noviembre, según datos publicados ayer por el Banco de España.

Se trata de una cifra apenas un 1% superior a la registrada mes anterior, y en línea con la alcanzada durante noviembre de 2017, tras meses en los que la financiación concedida a los hogares acumulaba una paulatina desaceleración.

El aumento del endeudamiento de este mes responde al incremento en la concesión de créditos al consumo en España, de un 4,5% en noviembre, situándose en 191.038 millones de euros.

Es el mayor volumen registrado en los últimos años por los préstamos concedidos a las familias, que desde 2015 han crecido más de un 40%. El consumo crece en España desde mediados de 2016 a un mayor ritmo que en el resto de las principales economías europeas (aunque la mejora responde a un nivel de partida inferior) y las familias ya han comenzado a materializar sus decisiones de compra.

Los costes de financiación continúan en niveles reducidos y las entidades financieras encuentran a este tipo de productos la mejor alternativa para mejorar sus márgenes. De hecho, el tipo de interés medio aplicado a operaciones de crédito destinadas a consumo es, según el supervisor, un 63% superior al que aplican los bancos de la eurozona.

En concreto, para operaciones con un plazo de entre uno y cinco años, las entidades bancarias aplican un tipo de rebasa el 8%.

Junto al auge en la concesión de crédito se dispara también el riesgo de impago. Y la tasa de morosidad en este tipo de financiación- también superior a la de la media de la UE- registra incrementos superiores al 22%.

El Banco de España ya ha mostrado, en más de una ocasión, su preocupación sobre el peligro de que las entidades estén relajando sus criterios de concesión de préstamos a hogares para el consumo.

Los elevados tipos de esta cartera crediticia podrían estar induciendo a las entidades a buscar oportunidades de obtener mayores rentabilidades, pero que a su vez pueden llevar asociados unos mayores riesgos, advertía el supervisor en su último informe de estabilidad financiera.

El gobernador del Banco de España sugería hace menos de un mes, durante unas jornadas sobre banca organizadas por IESE y EY “una cierta relajación de los criterios de admisión y selección del riesgo” en la concesión de estos préstamos.

Pese a este último mes, la deuda de las familias se ha ido reduciendo a lo largo del año, hasta recuperar los niveles registradores en los años anteriores a la crisis. Los motivos se encuentran en una reducción del número de préstamos concedidos, y los bajos tipos de interés que abaratan los costes de financiación.

Aunque el impulso del mes de noviembre viene mayoritariamente apoyado por el auge del crédito al consumo, los préstamos dedicados a la compra de una vivienda son los que copan la mayor parte del endeudamiento de las familias (representan alrededor del 73% de la deuda de los hogares) Los créditos a este segmento alcanzaron en noviembre 521.873 millones de euros, 740 menos que mes anterior.

Por otro lado, durante el mes de noviembre, también aumentó la deuda de las empresas españolas, aunque sigue manteniéndose en los niveles más bajos desde principios de 2006.

Fuente: Expansión

Fecha: 03/01/2019

Login